martes, 18 de marzo de 2014

Argumentos a favor (y en contra) de la apertura de gobiernos (#oGov). Escuela de Liderazgo, LabCom, CPAUM, Universidad de Murcia.

El pasado viernes 7 de marzo tuve el placer de dar una charla sobre Gobierno Abierto en el marco de la Escuela de Liderazgo del Laboratorio de Comunicación Política (LabCom) del Departamento de Ciencia Política y de la Administración de la Universidad de Murcia (CPAUM).

Esta era la tercera edición de la Escuela de Liderazgo; este año está centrado en la Transparencia y la Responsabilidad Pública.

Personalmente participé en el módulo 2 (de esta tercera edición de la Escuela de Liderazgo). Este módulo tenía por título "Respuestas desde el ejecutivo a la desafección política: el Gobierno Abierto".

Dicho módulo 2 se realizó inicialmente el pasado jueves 6 de marzo. En ese día Gabriel Navarro explicó los conceptos básicos que hay detrás del Gobierno Abierto: motivos, ejes principales: transparencia, participación, colaboración...

Gabriel realizó una excelente sesión teórica de conceptos, a mi me tocó, al día siguiente, "reforzar" los conceptos, explicar ejemplos reales y entrar en detalle en lo relacionado con los Datos Abiertos (Open Data).

Aquí tenéis la presentación que me acompañó en mi charla:






Además de esta charla, también propuse a los alumnos (unas 40 personas relacionadas con el ámbito público) un sencillo ejercicio práctico para aflorar los motivos y las barreras que nos podemos encontrar cuando intentamos abrir un gobierno.

Junté en 4 grupos a los alumnos, en cada uno de estos grupos dí un rol a cada miembro (a escoger entre los siguientes):
  • Dirigente público/directivo (con una actitud, en principio, de no querer abrir el gobierno).
  • Funcionario (con una actitud no muy clara, en algunos casos quieren abrir e incluso son promotores de la apertura; en otros casos no quieren cambiar su trabajo actual, les da miedo el cambio).
  • Activista (con un actitud claramente a favor de la apertura del gobierno).
  • Ciudadano (con una actitud en principio a favor de la apertura del gobierno pero con una gran ignorancia de lo que es, y lo que implica, una apertura de gobierno).
El objetivo es que dentro de cada grupo hubiera un debate, con argumentos a favor y en contra, para abrir (o no) el gobierno.

Con este simple ejercicio de roles salieron unos motivos muy interesantes y, según mi experiencia, muchos de ellos son esgrimidos en la realidad.

Argumentos a favor de la apertura de un gobierno:
  • Para conocer y tener acceso a la información pública.
  • Para luchar contra la corrupción.
  • Para conseguir más credibilidad en nuestro sistema político y en nuestras instituciones públicas.
  • Para conseguir más interés por todo lo que es público.
  • Para mejorar el servicio público con la implicación de todos.
  • Para conseguir una mejor eficiencia del sector público.
  • Para tener un ciudadano más crítico y escéptico, pero a la vez, más conocedor del sector público y más involucrado en él.
  • Para tener ciudadanos más responsables.
  • Para mejorar la rendición de cuentas (accountabality) de nuestras instituciones públicas.
  • Para conseguir una participación ciudadana más directa y más a menudo.
  • Porque la apertura del gobierno despolitiza a la Administración.
  • Porque la apertura del gobierno dignifica el trabajo del empleado público.
  • Para conseguir unos partidos políticos más abiertos.
  • Para saber si se cumplen los programas electorales.
  • Porque el poder debe estar en el pueblo, el Gobierno Abierto es una democracia real.

Argumentos en contra de la apertura de un gobierno:
  • Hay que invertir el poco presupuesto público en "cosas más realistas".
  • En un contexto de crisis económica no toca gastarse el dinero en utopías.
  • ¿Realmente es eficaz la participación ciudadana?, ¿con dicha participación conseguimos gobiernos más eficientes?.
  • Esto del Gobierno Abierto es demasiado teórico, ¿se puede llevar a la práctica?
  • Porque los sistemas de información de los gobiernos están muy anticuados, tal como están no se puede abrir un gobierno, tecnológicamente no se puede hacer.
  • Porque hay muchos empleados públicos que son reacios dado que la apertura de un gobierno les conllevará cambios, o sea, más trabajo.
  • Porque hay muchos empleados públicos que tienen miedo, la Administración Pública está muy politizada.
  • Porque hay muchos intereses (personales o no) que van en contra de la apertura del Gobierno.
  • Porque tal como está ahora (gobiernos cerrados) los políticos tienen margen de error, con una apertura real no podrían rectificar sin que la ciudadanía se diese cuenta.
  • Porque hay muchos directivos/políticos que están en contra por pura ignorancia del concepto.
  • Porque los ciudadanos sólo se implican en aquello que les afecta directamente, para el resto de temas pasan (por muy importantes que sean).
  • Porque hay que dejar trabajar tranquilos a los políticos.
  • Porque la participación ciudadana tiene un importante sesgo, si se abre el gobierno sólo servirá para recibir quejas de siempre los mismos colectivos.
  • Porque la apertura del gobierno es, en el fondo, una nueva forma de controlar al ciudadano.
  • Estamos en una democracia representativa donde la legitimidad se consigue solo en las urnas.

Lo interesante fue el debate que surgió de estos 4 grupos y de sus argumentos (a favor y en contra de la apertura de gobiernos).

Algunos de los argumentos aportados provocan ciertas reflexiones... uno de los más contundentes (a favor de la apertura) fue el siguiente:

"A pesar que abrir los gobiernos no es barato,
es mucho más caro para la sociedad que éstos no se abran".

¿Qué opináis?, dejad vuestro comentario.




Enlaces relacionados:
La imagen que ilustra este post es de Ana Fructuoso.