lunes, 31 de mayo de 2010

#otratijera: Aplicar la transparencia para reducir (¿eliminar?) la corrupción política

(Aquí teniu disponible el post original escrit en català)

El 21 de mayo recibí un tweet de Idoia dónde me ofrecía seguir un meme iniciado por David, la idea es proponer ideas - valga la redundancia ;-) - para demostrar que otro recorte era possible (y en muchos casos deseable!) en lugar de lo fácil: reducir sueldos.

La verdad es que, como muchos, creo que se ha perdido una excelente oportunidad para ser un poco más profundos y no quedarse en la mediocre superficialidad.

Por ejemplo, y empezando ya mi aportación al meme, se ha perdido una oportunidad para implantar un proceso de transparencia total en las administraciones públicas.

Aplicar un proceso de transparencia aportaría muchos beneficios, en un anterior post los comenté...

Pero, para el caso que nos ocupa aquí, es evidente que un proceso de transparencia total en todas las administraciones públicas reduciría muchísimo (no me atrevo a decir eliminar) la corrupción en dichas administraciones públicas.

[Un paréntesis: Si consultáis los informes de Transparency International España veréis que España está perdiendo posiciones en el ranking de países con menos corrupción...]

Estamos hablando de procesos de transparencia que permetirían que la ciudadanía pudiera saber en todo momento el destino de hasta el último céntimo de los presupuestos públicos.

Dichos procesos de transparencia no son una quimera, ya se están empezando a implantar en algunos países, básicamente anglosajones: (USA, UK, Australia...).

Tampoco digo que sea fácil hacerlo, pero no es un problema técnico, es un problema de voluntad, un problema con origen en la pérdida de poder (de los directivos públicos) y, además, es un cambio cultural.

Pero... ¡qué mejor situación que la actual para tomar medidas que impliquen un cambio!




7 meses atrás El Mundo calculó en casi 4.200 millones de euros el dinero público perdido en casos de corrupción de políticos en los últimos 10 años.

En el mismo artículo también se dejaba claro que esta cantidad se deducía de las memorias de la Fiscalia Anticorrupción. Dicho de otra forma: esta cantidad es la que sabemos seguro que se ha robado a las arcas públicas, pero el espolio es probablemente mucho mayor.

El mismo periódico proponía 10 medidas para mitigar este problema:
  • Reforma del Código Penal con endurecimiento de las sanciones por corrupción.
  • Dotar de más ingresos a las corporaciones locales, para no depender tanto del sector inmobiliario.
  • Reforma de la Ley de Financiación de los Partidos Políticos, (es evidente que es necesaria esta reforma).
  • Reforma de la Ley Electoral, (por ejemplo para poder actuar de forma más personalizada ante los casos de políticos corruptos).
  • Fortalecer el papel fiscalizador del Tribunal de Cuentas, (para que puede auditar a todas las administraciones públicas, grandes y pequeñas).
  • Liberalización del suelo urbanizable para reducir su especulación.
  • Reforma de la Ley de Bases de Régimen Local para aumentar el control en los ayuntamientos.
  • Cambios en la Ley de Incompatibilidades.
  • Creación de un registro de intereses.
  • Reforma de la Ley de Contratos del Estado (y del resto de administraciones públicas).
Aunque reconozco que en algún caso no tengo suficiente conocimiento, en general no me parecen mal estas propuestas.

Pero me sorprende que no se hable de, a mi entender, una medida muy fácil: aplicar una total transparencia en las cuentas públicas.

La ausencia de esta propuesta en el decálogo de El Mundo sólo me reitera lo que comenté en este post: las políticas de transparencia no se aplican por desconocimiento o por miedo.

Y, por desgracia, la situación aún es peor.

Los españoles nos hemos acostumbrado a vivir con políticos corruptos... hasta a un punto que ya no vemos como un problema que nos afecte.

[Quiero dejar bién claro que la inmensa mayoría de políticos son gente honesta que invierten muchas horas en sus funciones públicas]

En este artículo de El País del pasado mes de abril se expone como la población apenas percibe el perjuicio directo del enriquecimiento ilícito de los cargos públicos.

La sociedad no percibe que la corrupción política le afecte a su bolsillo, no se da cuenta que este dinero defraudado podría servir para realizar nuevas escuelas, mejorar servicios públicos o, incluso, reducir impuestos...

Sólo un dato comparativo: el presupuesto del Ayuntamiento de Barcelona para este ejercicio de 2010 es de 2.599 millones de euros, una cifra claramente inferior a los 4.200 millones defraudados.

Los políticos saben que estos casos afectan poco a las votaciones y se aprovechan de ello:

"Esta baja percepción de las consecuencias de esta corrupción en la vida de los ciudadanos es uno de los factores que hace que el voto apenas se mueva. Al menos a corto plazo."

Una política de transparencia serviría para dificultar la corrupción y contabilizar más fácilmente los casos que se den y, además, poder contrastar con la ciudadanía en qué se podía haber invertido ese dinero.

Dicho de otra forma, con un proceso de transparencia el principal auditor es el propio ciudadano quién, además, conoce - o puede conocer - cuánto cuesta cada servicio público.

Es una excelente forma de implicación de la ciudadanía en los servicios públicos, los servicios de todos...



Resumiendo:

El Gobierno debería, (aún puede hacerlo), ser más valiente e implantar un proceso de transparencia total en todas las administraciones públicas, con el fín de reducir drásticamente los casos de corrupción.


Enlaces relacionados:


Como es habitual, estaba escuchando música mientras redactaba este post.

La verdad es que como el post está relacionado con el #tijeretazo qué mejor que escuchar a los Scissor Sisters ;-)

Originales, divertidos y aportando frescura a la escena musical... es quizá una buena forma de definirlos.

Aunque el primer disco no contiene la archiconocida "I Don't Feel Like Dancin'" es un disco excepcional, empezando por la versión al "Comfortably Numb" de los Pink Floyd o excelentes canciones como "Take Your Mama", "Laura" o "Mary", entre otras...

¡Os recomiendo escucharlos!

5 comentarios:

funkziuni dijo...

Ciertamente es lamentable que la ciudadanía no perciba el "daño" que le hace la corrupción. Y más lamentable es aún que los políticos vean como normal cierto nivel de corrupción (hace poco, oía unas declaraciones de cierta dirigente política excusando a Francisco Camps diciendo que "quién no ha recibido alguna vez un regalo")... Venga, ya! ¿Me está diciendo que un caso de clarísima corrupción (dejémoslo ahí) no tiene importancia porque no es el único que "se deja querer"?
Muy buena propuesta: transparencia total! Claro que, como bien dices, tendría que ir precedida de un cambio cultural de los políticos (perder el miedo a ser permanentemente auditados) y por un proceso de "educación" de la ciudadanía... A ver si nos enteramos que lo que se gastan los políticos lo pagamos todos!!
Gracias Marc por la mención y el enlace ;)

Sisito dijo...

En mi opinión el problema a la corrupción radica en las propias soluciones, ya que estas pasan por cambiar o redactar nuevas leyes que la persiguen. Los encargados de llevarlo a cabo son los propios partidos políticos y es evidente que no están por la labor de perseguirse a sí mismos. Y parte de la culpa de que esto no cambie es de la propia sociedad ya que no exigimos un cambio en estas leyes, simplemente nos limitamos a lamentarnos e incluso a defender a aquellos que nos están robando.

MarcG dijo...

David,

En el fondo el problema es que la sociedad no exige esta transparencia pq - tal como comentaba - se ha acostumbrado a un cierto nivel de corrupción.

Forma parte del sistema tener corrupción... :(

Los procesos de transparencia pueden romper esta "tendencia derrotista".

Pero si la sociedad no lo exige (seguramente por desconocimiento), ¿pq. no lo aplican los políticos?

¿Tienen algo que ocultar?

No quiero ser demagógico pero...

Gracias por la visita (y por iniciar el meme ;-)

MarcG dijo...

Sisito,

Gracias por pasarte por aquí...

Tienes razón: los sistemas tradicionales de control de la corrupción los tienen que aplicar, gestionar y controlar, en esencia, el mismo colectivo de personas.

Precisamente por este motivo creo que un proceso de transparencia sería muy positivo.

En un proceso de transparencia quién audita es la propia sociedad, es el mejor auditor posible...

Si en estos momentos de crisis, y con tantos casos de corrupción en los juzgados, la sociedad no reacciona... ¿cuando lo hará? :(

Sisito dijo...

En esencia estoy de acuerdo con el planteamiento que realizas, pero sinceramente, veo a la sociedad actual más preocupada por saber quién va a ganar el mundial (por poner un ejemplo)que en auditar a aquellos que nos gobiernan.
Por otro lado, la reacción que podría hacer cambiar a la sociedad tendría que salir de la juventud actual, pero por desgracia la generación de hoy en día es demasiado conformista y sólo reacciona cuando les prohíben realizar sus fiestas.

Por cierto, antes no lo he comentado pero curioso el dato del dinero malversado (4.200 millones), y más teniendo en cuenta que el estado va a ahorrar un importe similar recortando el salario a los funcionarios.