lunes, 19 de abril de 2010

"Si no votas no tienes derecho a quejarte del resultado". Por qué hay que participar en la consulta ciudadana I.de.A Diagonal

(Aquí teniu disponible el post original en català)

En educación primaria tuve la suerte de tener unos profesores que quisieron mirar adelante y no atrás, quisieron adaptarse a los cambios que se estaban produciendo en plena transición hacia una plena democracia.

Reconozco que tuve suerte en este sentido, pronto me dieron educación en catalán, educación no sexista, educación no marcada por la religión católica, educación en política...

De hecho, recuerdo claramente el día que me explicaron como funcionaban unas elecciones:
  • Si te gusta el programa del Partido A vota al Partido A.
  • Si te gusta el programa del Partido B vota al Partido B.
  • ...
  • Si no te gusta ningún programa, vota en blanco, es la manera de indicar que estás de acuerdo con el sistema (democrático) pero que no hay ninguna opción que te seduzca.
  • Pero sobretodo, ¡vota!.
También recuerdo un comentario que se me quedó grabado: "Si no votas no tienes derecho a quejarte del resultado".

Dicho de otra manera, (y esto ya es cosecha mía), no podemos quejarnos continuamente y luego no hacer una cosa tan sencilla como votar.



Todo esto lo comento por la consulta ciudadana que ha puesto en marcha el Ayuntamiento de Barcelona para decidir el futuro de la Avenida Diagonal, probablemente la principal arteria de la ciudad (con el permiso de la Gran Vía ;-)

La ciudadanía se queja (y a menudo con razón) que las administraciones no tienen en cuenta a los ciudadanos para las grandes decisiones. Es decir, que la ciudadanía quiere participar de la gobernabilidad de las instituciones, ya no se conforma con votar cada 4 años.

De hecho, algunas administraciones - como el Gobierno Basco - han puesto en marcha proyectos de apertura de los gobiernos (Open Government) con el objetivo de ser más cercanos a la ciudadanía, que ésta pueda ser partícipe del diseño y de la planificación de las acciones políticas que realizarán las administraciones, en el fondo se trata de implicar a la ciudadanía para lograr una democracia aún mejor.



En este sentido, una consulta ciudadana es otra manera de hacer partícipe a la ciudadana en las decisiones municipales y, aún más, si es la propia ciudadanía quien 'configura' qué opciones son las que se votarán en dicha consulta.

Este es el caso de la iniciativa I.de.a Diagonal.

Con este proceso el Ayuntamiento ha querido implicar a la ciudadanía en un proyecto muy importante para la ciudad y, por extensión, muy importante para la ciudadanía: la reforma del tramo central de la Avenida Diagonal.

De hecho, el nombre de esta iniciativa además de ser simpático, ya deja claro la implicación de la ciudadanía:

I de imaginemos: Entre todos se pensó como se quería que fuera la nueva Diagonal. En este proceso se recibieron 175.000 aportaciones de unas 30.000 personas, (estas cifras dejan claro que este es un tema que le importa a la ciudadanía). El resultado se fusionaron en dos opciones: la opción de hacer una Diagonal parecido a un Boulevard (opción A), y la opción de hacer una Diagonal parecida a una Rambla (opción B).

de de decidimos: En la próxima semana del 10 al 16 de mayo los mayores de 16 años empadronados en Barcelona podrán decidir cuál de las dos opciones (o ninguna de ellas) creen que es la mejor. Esto supone que 1,4 millones de personas estén convocadas para dar su voto.

Desde un punto de vista tecnológico, comentar que estas votaciones se podrán realizar presencialmente o, también, por Internet. En ambos casos el voto se hará electrónicamente lo que supone la mayor consulta urbana electrónica que se ha hecho nunca en España.

(Hay que destacar el esfuerzo que han hecho los técnicos para conseguir que los sistemas utilizados por la autenticación digital de las personas no sea un freno y, a la vez, que mantengan todas las garantías legales).

A de actuemos: Una vez elegida la opción ganadora se trata de llevarla a la práctica y, una vez hecha, de mantenerla (y, si es el caso, de mejorarla) entre todos.



Personalmente no podré votar esta consulta ciudadana, por el simple hecho de que actualmente no vivo en Barcelona.

Sin embargo, no entiendo a la gente que dice que no votará, es bien sencillo ('emulando' a mi profesor de Primaria):
  • Si te gusta la opción A (Boulevard) vota la opción A.
  • Si te gusta la opción B (Rambla) vota la opción B.
  • Si no te gusta ninguna de estas opciones vota la opción C.
Pero si no votas lo único que harás es decir que 'pasas olímpicamente' (y perdonad la expresión) de lo que se acuerde para la Diagonal, no te importa.

También estarás diciendo que no quieres implicarte en la toma de decisiones de la ciudad, es decir, que no quieres que la administración municipal sea más cercana a la ciudadanía, que la tenga en cuenta a la hora de diseñar, planificar y ejecutar nuevos (y actuales) políticas, en definitiva, no quieres que la administración sea más abierta y más transparente.

¿Es esto lo que quieres? Reflexionalo...

En todo caso, al menos sé coherente, ¡si no participas no te quejes después!

(La Avenida Diagonal a principios del siglo XX)
(Imagen obtenida de la web I.de.A Diagonal)
(Haz click en la imagen para verla más grande)


Enlaces relacionados:

6 comentarios:

Ioannes Xabier dijo...

Debemos ser de la misma generación...Aunque interpreto la frase en cuestión de diferentes maneras tras agrios debates con amigos partidarios de esa máxima y otros no tanto....El no votar se ha vuelto en síntoma del gran cansancio de la sociedad ante los políticos :-) .

A veces , muchos sostienen no se si errónea o correctamente que la no-participación es un forma de participación....

A mi gusta aquella frase que dice : "Don't hate the Government become the Government" :-)

Mucha suerte con la consulta!!!

MarcG dijo...

@Ioannes Xabier,

Un placer volverte a ver por aquí...

La verdad es que creo que la mayoría de la gente se equivoca: no va a votar como 'castigo' a los políticos.

Y precisamente no votar lo que se consigue es todo lo contrario.

El mejor castigo para un político es tener pocos votos en una votación con mucha participación.

Y si no hay ningún político que 'te guste' hay que votar en blanco. Con un importante porcentaje de votos en blanco se consigue 'molestar' (y mucho!) a los políticos.

Pero no votar no es la opción...

Rafael del Barco Carreras dijo...

LA DIAGONAL DE BARCELONA, BULEVAR O RAMBLA.

Rafael del Barco Carreras

11-05-10. La cumbre de la Democracia, por primera vez en la Historia de Barcelona se consulta a los ciudadanos si queremos… ¡ya no me acuerdo…! Si los coches y autobuses por el centro o los lados… o el tranvía por el medio… Bulevar o rambla, que según el diccionario es lo mismo o da igual. Consulten el de la Real Academia de la Lengua Española; bulevar “nombre que se da a ciertas calles, generalmente anchas y con árboles”, rambla “en Barcelona y otras ciudades, calle ancha y con árboles, generalmente con andén central”.
Si Cerdá hubiera consultado sobre el Ensanche con la tendencia actual al naturalismo o “desarrollo sostenible”, “els verds”, Barcelona seguiría amurallada a lo Ávila o Lugo, ¡un sueño! Los magníficos campos y huertas del suave declive desde Collcerola al mar disfrutarían de sus arroyuelos y pozos. Una rica campiña. Sarriá, Gracia u Horta, bucólicos pueblos. Aunque sin televisión, u ordenadores e Internet para votar, las voluntades son de difícil predecir.
Lo que a buen seguro no se hubiera votado, ni menos a ninguno de los últimos y “democráticos” alcaldes socialistas se les ocurrió consultar, es sobre el Gran Fraude Inmobiliario de la nueva Diagonal desde la Plaza de las Glorias al mar, DIAGONAL MAR - FÓRUM.
Alguien se figura una consulta donde propusieran a la ciudadanía:
Opción A; construir una nueva ciudad con miles de pisos cuyos precios oscilarían entre los 400.000 o 700.000 euros y 2.300.000 más amarres. Disparate ajeno a cualquier posibilidad de mercado.
Opción B; dejar que el crecimiento vegetativo de Barcelona más las inversiones públicas crearan las viviendas necesarias para que cientos de miles de jóvenes optaran a su primer piso a un precio posible.
La ruina actual, que sumándose a la depredadora política global española ha conducido a un desastre de paro y quiebras que amenaza y obliga a la ZONA EURO a inyecciones masivas de nuevos euros que no se destinarán a nada productivo sino a mantener flotando la QUIEBRA GENERAL.
Al día siguiente de que la Merkel amenace a España, en Barcelona se monta un festival electoralista con incluso problemas informáticos, ni de lejos atribuidos a hackers piratas como anunció el Ayuntamiento, y mucho aire festivo.
Unos milloncejos de euros tirados por la ventana a beneficio de publicistas, propagandistas y chupópteros del entorno del socialismo catalán. Las teles y prensa locales parecen en gran campaña, facturando… y felices.
El único problema que no tiene Barcelona, su DIAGONAL, convertido en puro folklore, y lo que es peor, un futuro presupuesto de 200 millones de euros, que se doblará como todas las obras públicas, para nada.

MarcG dijo...

Rafael,

Es tu opinión... que respeto (como cualquier opinión).

Pero que dista muchísimo de lo que yo opino.

Miguel de TallerSEO dijo...

Hola Marc

Estoy totalmente en desacuerdo. Para quejarme, lo mínimo exigible es pagar mis impuestos y cumplir la ley. Si nadie quiere ver que la abstención es un resultado político que indica la falta de confianza en todos los partidos, allá cada uno con lo suyo.

Mientras siga pagando impuestos y cumpliendo la ley no veo porqué no me puedo quejar del gobierno, sea del color que sea, le haya votado o no.

No votar es la opción de aquellos que no creen que el sistema sea democrático (la ley electoral española deja bastante que desear en cuanto a la manera de asignar los diputados), que ninguno se merece salir de casa a votar y/o que salga quien salga lo hará mal.

La cuestión es quién lo hará menos mal que los demás.

Si en una consulta popular hay un 60% de abstención, quiere decir que la cuestión planteada no les parece interesante para votarla.

No calculemos los resultados sobre los votos emitidos, sino sobre los votantes censados, y pongamos las cosas en contexto.

MarcG dijo...

Miguel,

Tu comentario "La cuestión es quién lo hará menos mal que los demás." ya denota una predisposición negativa hacia los dirigentes políticos.

Tal como comenté en el post, a mi me educaron en la cultura de votación, y si no te gusta ninguna opción (pero crees en el sistema democrático), tu opción de voto es el voto en blanco.

Uno de los errores de la Consulta de la Reforma de la Diagonal era la ausencia de la opción de poder votar en blanco.

Efectivamente una votación con un alto nivel de abstención indica que hay algo que no va bién... aunque también hay que tener en cuenta que, en nuestro país, no hay cultura de votar consultas ciudadanas, la gente no está acostumbrada y los dirigentes políticos tampoco.

Gracias por pasarte por aquí ;-)